16/12/18

deberíamos bailar

La nana me comenta que debería gustarme más bailar.
y la verdad me gusta el ritmo, me gusta la música y...
me gustaría tener la motriz fina de dibujar con mis músculos pasos y vaivenes que se acoplen perfecto con el son y melodía de tantas bellas canciones que me gustan.
te mencioné alguna vez que vi a una chica raver dar los más hermosos pasos que recuerdo en un desierto solo curvando y extediendo en perfecta coordinación solo ella, sus manos, cintura y pies el poema de su baile electrónico.
ay que precisos recuerdos. era atardecer y levantó polvo con sus pasos en 3 segundos.
eso debe ser bailar, lo es para mí: levantar el polvo en pocos segundos.
Hoy el cielo ralla en lo luminoso porque el verano ya está muy cerca, la música hasta se siente ligera y humeda.
imagino que todos los ritmos de caderas y el viaje de la sangre, como un vaiven de penetración del aire y el espacio circundante, es el precioso secreto de cualquier buen baile.  vitalidad como luz, reír como verano.
imagino, aunque no te conozco, que bailar te desestresa y te da alegría. y en simple, te gusta.
deberíamos quizá hacerlo en una luna futura. 
pero entonces, debo aprender. aprender a ser mejor, a bailar mejor, a estar en mejor sintonía con el ritmo y la melodía.
Hoy al despertar, volví a ver esa preciosa escena de Jennifer Connelly viendo en un muelle el límpido azulino mar de Shell Beach, como con su vestido de granate de flores blancas menciona lo hermoso y brillante que es el mar; y le pide finalmente al héroe que no conoce pero que fue su esposo: do you like to join me?.... I'm Anna by the way, what's your name?

el mar, la ignorancia de los caminos que se cruzaron y la confianza de una mujer, son una mezcla alquímica, porque hay cosas que no se pueden fingir, hay cosas que no se pueden recrear.
por eso deberíamos bailar.
¡nos esperará un verano y un muelle futuro en nuestro libro de los sueños!


29/11/18

trono de mimbre

en la azotea veraniega, bajo un sol de rojo calor y luz amarilla estamos unos tres viejos amigos conversando acerca de lo fallas que nos hemos vuelto en nuestros compromisos recurrentes que ideamos para juntarnos y seguir conectados.
Se hace difícil la permanencia en las promesas cuando tienes muchas cosas en la cabeza, y sobre todo, un cansancio acumulado de días, semanas, meses de trabajo intenso.
¿cuál es mi historia?
ahora creo que voy por la búsqueda de obtener cada vez más reputación y créditos en lo hago, mente y pulso; voz y pasos; unidos bajo el motor de mis ideas y, me dicen los que trabajan para mí o mis pares, junto a una sonrisa que señala que no me afecta todo lo que puedo hacer.
Pero vaya que lo hace, a veces, por las noches solo atino a fingir que sí puedo hacer mi trabajo, y creo que por fingir lo termino cumpliendo. ¿No te ha pasado que dices algo y en automático tu cuerpo y mente se ajustan a esa vida y ritmo? Pero en la silenciosa noche solo hay una oquedad que se cura con dormir.
aunque por mis ojos se cargan amanecidas, sueño ligero y poco tiempo en general.
Ultimamente recuerdo bien esa pequeña idea que aseguraba que lo más cercano de morir es dormir, porque te da todas sus ventajas, menos el compromiso perenne de quedarte así.
Será por eso que me gusta dormir, aunque conozco mucha gente que atesora lo mismo. Creo que mientras más trabajas, mas aprecias dormir. Es solo una idea crepuscular.
Seguimos en esa terreza, hay bebida, comida, muchas risas y puedo escuchar el rugido de motores de aviación que vienen de la altura imprecisa del cielo plomo celeste...
Eso me recuerda que hay noches que mi sueño es menos glorioso y más mundano, que despierto varias veces, que sumo los años que cargo y mis sistemas orgánicos quizá empiezan a afectarse por el estres. Que quizá sufra un cruel sino por ser tan fuerte hoy.
Ah, noches de desvelos, cortos o largos, por la incompetencia de no tranzar bien tu respiración y el cese de tus pensamientos.
También he sentido algunas lunas, que el diametro de mi garganta está más pequeño, como si el próximo paso de mis sueños será despertar en un ahogo letal que me llevará al compromiso perenne de no decir otra vez a nadie más: buenos días.
truculentas sensaciones las que te vienen con la edad. 
será el pero del alma, o la maestría de los elementos que componen tu cuerpo y por tanto eres más consciente de todo en ti y alrededor.
pienso ahora algo recurrente en los años que tengo a cuestas, como películas que manipulo y cambio hechos; pero lo que es imborrable es una sensación de alegría y sonrisas por muchos buenos momentos. y también una tranquilidad al ver los oscuros momentos solo lejos. el tiempo, este héroe de una sola dirección que nos cubre con velos de nuestrso recuerdos, tan imprecisos como inviolables.
Ya la reunión acaba para mí, el sol ha caído, corre aire y yo estoy con mi delgada camisa estilo yakuza que me gusta porque conjuga verano, color y sadismo de manera muy particular.
Quedamos otra vez en continuar nuevamente la reunión, con mejores chistes y comida, y pronto, que esta vez las cosas cambiarán en nuestras agendas y voluntades. 
Pero con toda esta predilección por el vaticinio, aprovecho y solo les respondo a mis amigos con un feliz navidad y año nuevo, falta más de un mes; pero quiero extender ese saludo en persona; porque lo virtual actualmente me repele. 
camino rápido, ni me doy cuenta del ritmo de mis pasos, solo una voluntad de salir rápido, por nada en particular. estoy algo viejo, y debo vivir conmigo más un atardecer nuevo caminando solo por calles residenciales.
a mi salud, a la salud de todos y todas.

16/11/18

cualquier tonto

puede explicarte que la culpa está directamente vinculada a la necesidad que tienes de regresar.
pasa en no tener culpa en lo absoluto si no volverás
pasa en zambullirse en el remordimiento más cruento si tienes que volver a pasar por lo mismo.

pienso en las plantas salvajes que crecen por todo el acantilado, y el sonido agudo del viento que últimamente empuja todo con fuerza.
¿lo has notado?
como tumba papeles, puertas, y empuja los objetos con menos firmeza es el fantasma de eolo que se hace presente.
y eso lo noto siempre porque yo siempre dejo las ventanas lo más abiertas posibles, pues me deleita que corra el aire con todos sus componentes químicos.
Eso me da la  metáfora perfecta para hablar de cómo los papeles vuelan porque son muy frágiles ante la fuerza del viento que se cuela en las casas limeñas.
ese bamboleo, ese movimiento en ánima, gracias a la fuerza del aire en todos los objetos cuando cae una rafaga, solo enseña que si tienes fuerza y sustancia de masa, ya sea en tu mente o tu interior, permaneces estable. 
si solo eres algo como la menbrana de una hoja y con tal ligereza pues estos cambios volatiles te empujarán y llevarán donde no has decidido o querido.
debes tener un peso, un soporte.
debes tener un alma, como decía un viejo a un personaje de Skins que creía amar, solo con alma puedes coger la fuerza de decir verdaderamente te amo y sentir.
creo que mi impericia y poco peso mental me sumió en viajes y vaivenes que no hubiera querido, en acciones reprochables. en enojos que no tenían lugar. en abuso que debió desaparecer.
por eso pido perdón y disculpas. 
sí me lees, te pido disculpas por hacerte llorar y lastimarte sin sentido. Nadie me obligó y solito lo hice. Por eso me arrepiento y solo espero que el tiempo te haya mostrado lo tonto que fui y que no merecías pasar por esas tristes situaciones. Te merecías vivir algo mejor. Con mucha sinceridad ¡Espero estes bien y rodeada de mucho respeto!

casi siempre pensé que tenía la razón, el primer paso en el club del viento es saber, que eres un completo tonto sin peso.

ahora veo como las hojas de amapola son azotadas por el viento del atardecer. este mundo inmenso está vivo, y el tiempo avanza y da sabiduría. espero llegar pronto al segundo paso.

28/10/18

Promesas

Cuánto tiempo se supone que pase para pensar que es apropiado decir que no se trata de una obsesión o la vulgaridad de un capricho. si no algo más real, conectado con un sueño vital.- Me pregunta Mazeta, ahora que ya está acá.

Nunca nos conocimos realmente, no he escuchado tu sonrisa, tampoco la he robado, menos hemos andado de las manos, o escuchado tu voz contándome algo cercano de tu vida, incluso menos un beso tuyo... pero aunque todo, te sigo pensando. Como ese lejano sueño o el mantra que uno repite para tejer los hilos de la vida diaria.

Sabes, algo que me puse revisar: tus tarjetas de crédito deben llevar impresas tu primer nombre; ese que nunca usas. Me gustaría ver esa tarjeta, solo por el afán de un puente invisible. Yo tampoco uso mi primer nombre y, pienso como una necedad, la ilación de nuestros apelativos para el sistema bancario hasta casi es complice. Te llaman, te ven, leen ese nombre, y piensan que ese primer nombre eres tú cada vez que pagas.

Y en cierta forma lo es, pero es apenas solo la formalidad para lo insulso como el dinero, los chips de las tarjetas de crédito, y todo aquello que de racionales y adultos nos debemos.

Es como esa obligación de decir, este algo de cruzarnos hace 20 años no significa nada. No fue nada... pero y sí es algo. 
Siento que si sueñas conmigo algunas veces, si piensas de refilón en unas rosas blancas de junio, quizá sea todo lo inesperado que es la magia de lo profundo.
promesas extrañas
un poema robado
que se te puede decir... las respuestas no importan. 
Solo el sencillo acto no olvidarte.

8/10/18

Volcanes

el viaje es una forma de amar, vida nuestra.
Tiempo ha pasado que grandes amigos viajaron: El Mosca, Mazeta, Aviador, La Nana, Ada Gospel, Curro Elpalmo, incluso la pequeña Julie Galleta.
Millares de pensamientos rombo a sus mentes y ojos dispares durante estas lunas; amigos extrañados.
Sé que por cosas de estos destinos astrológicos pronto llegarán de nuevo a esta ciudad; no sé cuanto tiempo gozaré de su visita; ahora que uno se hace afuera, o adentro. En estas esquinas que visitarán, los vientos de abril han separado muchas cosas y abrazado a otras ideologías. Quilca ya dejó de ser lo era, se trasformó para lo que es hoy; y ES lo que ES. Demás los reclamos y las quejas.
Vida como baile y mundo como salón.
He aprendido amigos y amigas que EL AZAR y LA NECESIDAD son la miel de la vida y el pavimento de nuestros kilometros. Y sobre ellos nos movemos, felices los ocho.
Demostraciones intensas de que no hay porque parar. Paso a paso; tomamos de la vida  riendas y ella toca nuestras mentes, para arrancarnos el corazón y hasta comernos a besos... oh soleados campos de flores.
Espero me inviten, que yo los invitaré muy cerca de mis manos y les tendré de regalo historias para sentirse bien.
Como inicio de este cariño completo, promesa dada al universo; escuché en estos últimos días: si los volcanes de la Tierra están despertando, también despertemos nuestro ser y la memoria de nuestras mañas y hechizos.
Despertemos, volcanes.